Eventos climáticos causan cada vez mayores pérdidas al sistema portuario y la economía

0
7
Los eventos climáticos que ha habido en este 2021, han provocado pérdidas económicas al sistema portuario michoacano.

Por Francisco Rivera Cruz

Por lo menos seis veces Capitanía Regional de Puerto en Lázaro Cárdenas ha instruido cierre a la navegación en el puerto local en este periodo de huracanes, pero ¿todo queda ahí?

Las pérdidas económicas resultantes son mayores que la suma de los eventos iniciales, han determinado investigadores en simulaciones por computadora de la red económica global.

Actualmente, los fenómenos meteorológicos extremos están aumentando en todo el mundo debido a las emisiones de gases de efecto invernadero por la quema de combustibles fósiles.

Si ocurren simultáneamente o en rápida sucesión en diferentes partes del mundo o una región, sus efectos económicos pueden ser mucho mayores de lo que se suponía anteriormente.

El huracán Rick, afectó al país entre el 22 y 27 de octubre, siendo el 17 fenómeno climático en el Pacífico. Se le recordará por ser el cuarto que tocó tierra a lo largo del Pacífico mexicano, ocasionando el cierre de los puertos de Oaxaca, Guerrero, Michoacán y Colima.

Lo que llamamos “resonancia de onda” (factor de onda) podría desempeñar un papel clave en la evaluación de los impactos climáticos económicos en el futuro “, anota Kilian Kuhla del Instituto de Potsdam para la Investigación del Impacto Climático, primer autor del estudio.

Los efectos del clima extremo y las condiciones en nuestras economías globalizadas conducen a pérdidas en algunas regiones que enfrentan escasez de oferta y ganancias en otras, que experimentan una mayor demanda y, por lo tanto, precios más altos.

Pero cuando los extremos se cruzan, las pérdidas económicas en la red eléctrica mundial son, en promedio, un 20% más altas. Esto es lo que muestran nuestras simulaciones de estrés por calor, elevación de nivel de ríos y ciclones tropicales, es un hallazgo extremadamente preocupante, señala el Instituto.

Sobre el aumento de este tipo de fenómenos climáticos y su intensidad, basten como ejemplo los pronósticos rebasados para huracanes y ciclones en la temporada 2021.

Para el Atlántico (que incide en el Golfo de México) se pronosticaron para 2021 alrededor de 15 eventos y en caso extremo hasta 20, a la vez que se dispuso un calendario de 21 nombres, los cuales han sido utilizado todos.

En esta región, se han tenido 14 tormentas tropicales, tres huracanes de categoría 1 y 2, y cuatro huracanes de la categoría 3 o que la han rebasado en la escala Saffir-Simpson. Los más fuertes han sido Grace, Ida, Larry y Sam.

En el Pacífico, donde se localiza el Puerto Lázaro Cárdenas, se pronosticaron 14 eventos climáticos y en caso extremo 20, van 19 meteoros y la temporada finalizará el 30 de noviembre.

Once tormentas tropicales: Andrés, Blanca, Carlos, Dolores, Guillermo, Ignacio, Jimena, Kevin, Marty, Sandra y Terry dejaron huella. Algunas ocasionaron intensas lluvias, inundaciones, evacuación de presas, daños a la infraestructura carretera y desbordamiento de ríos, en esta región costera de Michoacán.

Hay que sumar a los huracanes de baja intensidad: Enrique, Hilda, Nora, Olaf, Pamela y Rick. Además de los huracanes de gran categoría Felicia y Linda.

Varios fenómenos meteorológicos extremos pueden acumularse en una verdadera catástrofe para el sector económico y causar daños aún mayores, expone el Instituto de Potsdam.

En general, las condiciones climáticas extremas, por ejemplo, provocar la inundación de una fábrica, no solo pérdidas directas de producción local. Se sabe que los shocks económicos también se están extendiendo en la red comercial global.

Los investigadores ahora han descubierto que estos efectos no solo se suman, sino que incluso pueden reforzarse entre sí. Los investigadores modelaron la respuesta de la red global y calcularon 1.8 millones de relaciones económicas entre más de 7,000 sectores económicos regionales.

No todos los países sufren el efecto dominó, pero la mayoría de los países económicamente relevantes se ven afectados. Debido a su posición destacada en la economía mundial, China en particular tiene un efecto superior al promedio de más del 27% de daño adicional cuando los eventos extremos se superponen que cuando ocurren de forma independiente entre sí.

“El fenómeno de la resonancia de la onda económica significa que dos eventos separados envían ondas de choque a través de la economía global que se acumulan como un maremoto”, dice Anders Levermann, jefe de departamento del Instituto Potsdam y científico de la Universidad de Columbia en Nueva York, quien dirigió el equipo de autores.

“Los cuellos de botella de la oferta aumentan la demanda y eso eleva los precios. Las empresas tienen que pagar más por sus bienes de capital. En la mayoría de los casos, esto se transmite a los consumidores. Dado que los extremos climáticos ocurren repentinamente, no hay un ajuste suave de capacidades y capacidades, al menos en precios a corto plazo”.

“Si algo se vuelve raro, se vuelve caro, y si se vuelve raro en todo el mundo, se vuelve muy caro; esto, por supuesto, no es nuevo”, dice Levermann.

“Lo que es nuevo es la superposición. Hasta ahora, en su mayoría solo hemos analizado los daños locales o, como mucho, los efectos económicos de un solo desastre. Ahora podemos ver que un segundo desastre, que ocurre aproximadamente al mismo tiempo, incluso si está en un rincón diferente de la ciudad, el mundo se lleva a cabo, puede conducir a mayores pérdidas económicas globales”.