Las botas

Una chica alta de cabello morado largo entró a la tienda de zapatos, la zapatería era un lugar amplio pero no se apreciaba debido a todos los muebles y espejos que había, el flujo del personal era constante y al parecer su memoria muy ejercitada la mayoría podía retener el pedido mucho tiempo.

Comenzó a caminar por toda la tienda, requería nuevos zapatos pero no sabía si comprar “lo de siempre” o cambiar a algo diferente. Sus botas eran una imitación de la marca Dr. Martens que le habían durado años, sin embargo era hora de jubilarlas.

Antes de usar botas era una chica de tenis, tenía de diferentes colores generalmente respetando una gama de colores sin querer, gustaba de cambiarles las agujetas tenía diferentes colores pero no tanto como que ella quisiera. Los tenis eran muy buenos para caminar, sin embargo les faltaba un factor para hacerlos más resistentes.

O tal vez cuando era más joven los que elegía no eran de la mejor calidad, de casualidad se compró unas botas que salieron muy resistentes, luego pasó una racha donde no tenía dinero así que se volvieron su calzado de casi diario, les agarró mucho cariño porque la ayudaron a llevar a muchísimas partes.

Vídeo: YouTube

Información: CyberPuerta y Dr.Martens 

Pero sabía que la nostalgia era una forma tramposa aunque la evidencia era muy práctica para este tipo de decisiones porque claramente había sido una mejor inversión las botas que sus tenis previos.

En un estante había distintos tipos de botas, hay botas muy fashion que se ven bien pero ella necesitaba algo que le aguantara el paso, si bien seguro se le verían increíbles no aguantaría caminando 10 minutos y ni se diga correr con ellas.

Había botas para escalar pero estaban más allá de su presupuesto aunque si pudiera se hubiera comprado un par sin pensarlo pensó que ya tendría otra oportunidad, otras estaban hechas de gamuza pero esas nunca le gustaron la textura le quitaba el poco estilo que creía tener.

Otras botas tenían una especie de tacón, ni las consideró para ella eran botas fashion, llegó al estante con las llamadas “botas metaleras” y eran hermosas, la suela de goma, las agujetas de colores, arriba del tobillo además ofrecían como 4 colores: negro, rojo, verde y morado. Ahora tenía una decisión que tomar, la respuesta era casi obvia estaba entre el negro y el rojo. La mayoría de su guardaropa combinaba con esos dos colores.

Al final se decidió por las botas negras, la señorita que trabajaba ahí tuvo el trabajo más corto del día, ya que la chica le proporcionó modelo, número, se lo probó, pagó, imprimieron el recibo en un Multifuncional HP y estaba tan emocionada que se las llevó puestas, sus viejas botas las metió en una bolsa y les susurró una despedida, las dejó en el bote de la basura.

Estaba agradecida con sus botas pasadas y con las nuevas, todavía tenía mucho que recorrer y era algo que necesitaba hacer además combinaba con su ropa de ese momento y eso la hacía sentir más fuerte.

Este tema y más en CyberPuerta 

Leave a Comment

Your email address will not be published.

RSS
Follow by Email
Facebook
Google+
http://gentedelbalsas.com.mx/las-botas">
Twitter